Anchoas de Santoña 2018-03-18T12:30:00+00:00

Anchoas de Santoña: el tesoro del Cantábrico

Si estabas buscando anchoas de Santoña, este es tu sitio. Hemos realizado una selección de anchoas de Cantabria que te ofrecemos para que puedas comprar online, del mar a tu mesa.

Creemos firmemente que la calidad de las anchoas depende directa y principalmente principalmente de dos factores. El primero, la elección de la materia prima: el auténtico bocarte del Cantábrico. Y el segundo, el mimo en el artesanal proceso de elaboración. Proceso que es fundamental para que la anchoa de Santoña se encuentre en su punto exacto de salado y curación y libre de toda impureza.

Por ello, confiamos y escogemos personalmente a los productores de anchoas de Santoña. Seleccionamos aquellos que mas miman esta auténtica delicatessen. Son estos productores artesanos los que se ocupan de todo el proceso de elaboración de la anchoa de Cantabria, desde la compra de bocarte del Cantábrico en la lonja. Seleccionando las mejores capturas de nuestras costeras, hasta su enlatado en el momento del pedido, pasando por la limpieza de las piezas, el salado y el fileteado.

Todas estas operaciones son realizadas a mano por auténticos profesionales. El resultado, las mejores anchoas de Santoña. Con el toque justo de sal, suaves al paladar, en su punto justo de curación, pero con todo el potente sabor del Cantábrico.

Nuestra recomendación: prueba todo el surtido que ponemos a tu disposición de Anchoas de Santoña. Elige la que mas te guste. Escoge el formato, bien en lata o en tarro, la cantidad y deja que nosotros te las llevemos a casa. Fácil y sencillo.

Recuerda: Cantabria es tierra de anchoas. Santoña es la cuna de la anchoa.

Preguntas frecuentes acerca de las anchoas de Santoña

Depende. Cada persona tiene sus gustos y las anchoas no son una excepción. Pero te vamos a dar unas pautas para que te asegures una buena elección.

Está científicamente probado que el bocarte del Cantábrico es el que mejores características presenta para la elaboración de la anchoa de Santoña, tanto por sus condiciones genéticas como por el tipo de aguas en las que vive y se desarrolla.

Así que ya tenemos una primera cualidad en la que fijarnos, que, al comprar nuestras anchoas de Santoña, el bocarte sea del Cantábrico.

Una vez que sabemos de la importancia de la procedencia del bocarte, nos toca comprobar una cosa más acerca de la materia prima: la fecha de pesca. El bocarte va y vuelve, por lo que este movimiento da lugar a dos costeras: la costera de Primavera y la costera de Invierno.

¿La costera buena? Pues según los estudios, la costera de Primavera. Las anchoas de Santoña elaboradas con bocarte procedente de la costera que tiene lugar entre Marzo y Junio, presentan un tamaño óptimo y un punto de grasa ideal para la elaboración.

Así que ya sabes, para garantizar el acierto en tu elección de anchoas de Santoña fíjate bien en dos aspectos del bocarte: que sea del Cantábrico y que proceda de la Costera de Primavera. Evitarás sorpresas desagradables.

A partir de aquí, cada maestro anchoero tiene su librillo. Entran en juego muchas variables que dan lugar a que cada marca de anchoas de Santoña sea totalmente diferente a las demás. Empezando por el calibre del bocarte utilizando. Pasando por la cantidad y el tipo de sal y el tiempo empleado en la curación. Las condiciones ambientales y temperatura de conservación durante el período de curado. Hasta la calidad del aceite utilizado en el envasado y su grado de acidez influyen en el sabor y textura del producto final: la auténtica y verdadera anchoa de Santoña.

De nuevo, depende. Si es para consumo individual aconsejamos la lata octavillo o a lo sumo el doble octavillo, unos 90 gramos. Si es para dos personas la ración ideal de anchoas de Santoña es de unos 10-12 filetes. Si el número de comensales a disfrutar de este manjar es mayor nuestra recomendación es escoger latas de distintas marcas en el formato de 10-12 filetes o la pandereta de unos 180 gramos. De esta manera todos los presentes podrán probar distintas marcas de anchoas de Santoña y apreciar los distintos matices que los procesos de curación y elaboración aportan a estas delicatessen del Cantábrico.

También dependerá de si las anchoas de Santoña se van a servir solas, como picoteo, o acompañadas de unos deliciosos pimientos, unas lascas de ventresca o un simple ajo picadito.

En el frigorífico siempre. La anchoa, cuando está en salazón es una conserva. La concentración de sal impide el desarrollo de cualquier tipo de microorganismo bacteriano.

Una vez, lavada, seca, limpia e introducida en aceite, pasa a ser una semiconserva, por lo que se recomienda conservar entre 5 y 12 grados.

Los principales enemigos de lasanchoas de Santoña son la luz, el calor y el oxígeno. Por ello recomendamos escoger la lata, que protege de la luz y alarga la fecha de caducidad del producto.

Y además, escoger el formato que se va a consumir, para no tener que guardar las anchoas en el frigorífico una vez abiertas, ya que las anchoas irán perdiendo paulatinamente sus propiedades por el contacto con el oxígeno, que las irá resecando

Cuando queramos consumir nuestras anchoas de Santoña, las sacaremos 20 minutos antes del frigorífico, de manera que, a temperatura ambiente, las sal y el aceite se disuelvan de la posible solidificación por efecto del frío

¿Sientes curiosidad por saber cómo se elaboran las anchoas de Santoña? En este vídeo, de la mano de Conservas Mingo, te mostramos el proceso completo. Desde la pesca del bocarte hasta su envasado para el consumo final.

Esperamos que lo disfrutes.

A comienzos del siglo XIX, comenzó un proceso de abandono de las pesquerías de ultramar, centrándose en las costeras de bajura. En esta epoca, la preciada anchoa, era despreciada, usándose como abono o, simplemente, siendo devuelta al mar.

En esta época, Santoña aún no era un puerto pesquero importante, por lo que los excedentes de pesca debían ser conservados de alguna manera: salazón, escabeche, ahumado…

No fue hasta 1884 cuando se produce el primer intento documentado de elaboración de latas de anchoas en salazón mediante procedimiento patentado. No debió tener mucho éxito puesto que la patente no se renovó.

El verdadero empuje vino de la mano de los empresarios italianos, ya que allí la manufactura de la Anchoa tiene gran importancia y tradición desde los tiempos de los fenicios. Comenzaron a centralizar la recogida de la anchoa en Santoña, para, posteriormente enviarla a Italia.

Será en 1915 cuando Giovanni Vella, a la vista de que era necesaria una posterior elaboración de la anchoa en Salazón para su consumo final, comenzó a experimentar para ofrecer al consumidor final el producto ya listo. Las pruebas comenzaron con mantequilla, pero se vio que daba un aspecto desagradable a la anchoa, se utilizó con posterioridad el aceite de oliva. De esta manera nacieron los actuales filetes de anchoas de Santoña en conserva.

Las anchoas son una buena fuente de proteínas y omega-3, son uno de los pescados azules que no deberían faltar en una dieta saludable. Los pescados azules vienen de aguas mas profundas y tienen más contenido de lípidos saludables, que son indispensables en cualquier dieta equilibrada.

Las anchoas son ricas en Omega 3, fundamental para prevenir accidentes cerebro vasculares, problemas de hipertensión o riesgos de infarto. Además las anchoas son beneficiosas para el aparato circulatorio y la prevención de la artritis.

Estos son los principales beneficios que os enumeramos a continuación:

  • Pocas calorías. Las anchoas tienen unas 250 calorías por cada 100 gramos. Cada uno de los filetes aporta tan solo unas 8 calorías.
  • Muchas proteínas, por eso, las anchoas se recomiendan especialmente para el desarrollo muscular. son altamente aconsejables durante las etapas de infancia, adolescencia y embarazo por ser estas de una mayor necesidad de aporte proteico.
  • Carne sabrosa. Las anchoas presenta un sabor fuerte. Contienen un 12 % de grasas saludables con apenas hidratos de carbono y son fuente de hierro, potasio, fósforo, calcio y vitaminas A y B.
  • Son compatibles con dietas de adelgazamiento ya que las anchoas combinan a la perfección con otros alimentos bajos en grasas como los pepinillos, los pimientos o los mismos boquerones
  • Ayudan a frenar el colesterol: las proteínas e las anchoas son de gran valor biológico, ya que ayudan a disminuir las grasas de la sangre, principalmente el colesterol.
  • Contribuyen al fortalecimiento de los huesos, debido a que contienen una gran cantidad de vitamina D. Ese alto contenido de vitamina D convierte a las anchoas en un gran aliado para fortalecer el sistema inmunitario y prevenir ciertos tipos de cáncer.

ANCHOAS DE SANTOÑA RECOMENDADAS

Anchoas de Santoña Angelachu - Anchoas sobadas a mano.

Anchoas Angelachu

Anchoas de Santoña Angelachu - Anchoas de verdad, sobadas a mano. Cuenta con el sello de Calidad Controlada 'Anchoa de Cantabria', por tratarse de Pesca del Cantábrico, capturada en la costera de primavera y elaborada de manera íntegra en Cantabria