Origen e historia del chocolate y el cacao

Hoy en nuestro blog gourmet vamos a desgranar toda la historia del chocolate. Acompáñanos a descubrir el origen del cacao. Vamos a realizar un viaje en el tiempo que comenzará hace 4.000 años y terminará hoy mismo disfrutando de los mejores chocolates gourmet y bean to bar. Desde el consumo del fruto del cacao tan cual por nuestros antepasados hasta nuestros días con los auténticos chocolates artesanos, pasando por la importante transformación de la revolución industrial. ¿Te quedas con nosotros a descubrir el origen del cacao y la historia del chocolate?

Origen del cacao: el alimento de los dioses

La historia del chocolate comienza hace casi 4.000 años. El origen del cacao se ubica en las templadas de América. Allí se consumía la parte blanca, más dulce y cremosa de las habas de cacao. Las semillas, bastante más amargas, se desechaban.

Origen del caco | El alimento de los dioses

El cacao era algo tan apreciado que solo estaba reservado para las clases más altas. Los pobres tenían terminantemente prohibido consumirlo. Ya en aquella época, además de consumir el fruto tal cual se obtiene del árbol, se empezaban a preparar elaboraciones en forma de bebidas. A estas bebidas con base de cacao se les añadían especias y chile. Esto es algo que hemos mantenido hasta nuestros días, en los que el contraste del chocolate y el picante se sigue consumiendo.

Estas bebidas tenían un componente ritual a las que se les atribuían poderes mágicos (te suena lo de que el chocolate es afrodisíaco y que libera endorfinas). Por otro lado también se le atribuían distintos beneficios al chocolate, por lo que es más fácil de entender que se reservara su consumo a los más poderosos.

Finalizamos esta parte de la historia del chocolate, con los pueblos mayas y aztecas. Para ellos el cacao era un objeto de culto. Tanto que lo incorporaron a su mitología. Tenían un Dios del cacao y su explicación de la creación del mundo incluía en sus figuraciones un árbol del cacao.

Cuando la planta llegó a Europa y tocó el momento de catalogarla, los expertos botánicos lo tuvieron muy claro: Theobroma Cacao : alimento de los dioses. Si quieres ampliar más información sobre esta parte de la historia del chocolate y el origen del cacao, puedes echar un vistazo a este vídeo. Dura apenas dos minutos y está en inglés, pero merece la pena:

El cacao llega a Europa. El chocolate y los exploradores

Vamos a seguir con la historia del chocolate. Resulta que andaban muy tranquilos los pueblos americanos con su cacao, cuando llegaron los exploradores Europeos. El primero de ellos en descubrir el cacao parece que fue Cristobal Colón. Fué en una visita a Guanaja en el año 1502. No pareció que le molara mucho al bueno de Cristobal, más interesado en otros materiales. Pero, a pesar del poco interés que demostró, se lo trajo a Europa.

Después de Colón, fue Hernán Cortés el que tuvo la oportunidad de probar el chocolate. Se lo ofreció Moctezuma en forma de bebida. Esta bebida se componía de habas de cacao molidas, agua y algunas especias. Y a Hernán Cortés si que parece que le hizo gracia el invento y le gustó el sabor. Además después de ver que el bueno de Moctezuma se metía entre pecho y espalda casi 50 copas de ese brebaje todos los días, lo tuvo más claro: esa bebida de cacao había que llevarla a Europa. Ya se lo dijo Moctezuma a Cortés:

La bebida de los dioses, que crea resistencia y combate la fatiga. Una taza de esta preciosa bebida de cacao permite a un hombre caminar un día entero sin comer

De Europa, el cacao daría el salto al resto de continentes. Los españoles lo llevaron a Filipinas y algunas partes de Asia. Nuestros vecinos de Portugal se encargaron de llevarlo a Brasil y a Guinea. De Guinea acabaría pasando a dos de los grandes países productores de cacao en la actualidad: Ghana y Costa de Marfil

El chocolate en Europa, menos mal que no se perdió el secreto

Continuando con el origen y la historia del chocolate, ya lo tenemos en Europa. Dadas sus supuestas propiedades vigorizantes y su status de bebida para la aristocracia y el clero, había que guardar el secreto. Y de guardar el secreto de la elaboración de la bebida del chocolate se encargaron los monjes españoles. Si a esto le unimos que, gracias a Cortés y demás exploradores España ostentaba el monopolio del cacao, la cosa pintaba mal para los europeos de a pie.

Pero, como suele ocurrir, los monopolios generan contrabando, por lo que se le acabo el chollo a la corona española en el comercio del cacao. Si a esto le unimos que una princesa española lo lleva a Versalles y la bebida le encanta a toda la corte, se juntan los ingredientes necesarios para que comience la expansión del chocolate por toda Europa.

Y, como siempre, detrás de este auge del chocolate en Europa, sus propiedades «vigorizantes». Aquí tienes otro vídeo en el que resumimos lo que sabemos hasta ahora del origen del cacao y la historia del chocolate resumido en 3 minutos.